Chester ON-GO! Gonzalo Barbadillo – Multilem España

Asociación Empresarial de Diseño y Producción de Stands y Eventos

Chester ON-GO! Gonzalo Barbadillo – Multilem España

ON-GO! sigue trabajando en sus líneas de trabajo con NETWORKING, FORMACIÓN e INFORMACIÓN, en nuestro Chester podrás descubrir nuestro apartado más personal, una oportunidad para compartir, dialogar sobre la actualidad de nuestro sector y conocer de una manera más cercana a muchos de vosotros.

En esta ocasión pasa por nuestro Chester  Gonzalo Barbadillo Mateos, CEO de Multilem España

Para muchas empresas del sector esta situación ha supuesto reinventarse, para muchos de sus trabajadores adaptarse y entre todos los departamentos buscar alternativas para avanzar hacia el futuro, ¿qué SOLUCIONES concretas se han implantado y cuál ha sido la respuesta del cliente?

Dentro de todo este proceso podemos decir que hemos pasado por varias fases donde hemos ido aportando soluciones en función de cada momento. En cualquier caso, a la industria de eventos y stands aún le queda una pequeña travesía del desierto hasta que la situación se normalice por completo y los clientes vuelvan a recobrar la confianza y comenzar a planificar y presupuestar nuevas acciones para los próximos meses. Y, por supuesto, esperando que no tengamos ningún susto más a partir de ahora.

En una primera fase de la pandemia, las soluciones se centraron (inevitablemente por la caída de la actividad) en reducir la capacidad instalada y en optimizar costes, especialmente salariales. Esto implicaba trabajar en un contexto complejo donde seguíamos recibiendo desafíos de los clientes, pero con una estructura reducida. En esta fase aprovechamos para ordenar la casa en forma de revisión de procesos y metodologías de trabajo, así como para organizar la información de proveedores y demás socios de nuestro negocio.

En una segunda fase, el foco lo pusimos en adaptar nuestras soluciones a la nueva realidad abordando proyectos desde una vertiente digital y más tecnológica. Este ejercicio nos ha servido para dar un impulso y reforzar nuestro porfolio de servicios aportando soluciones más versátiles y flexibles: stands y showrooms virtuales, eventos híbridos y digitales, eventos basados en la gamificación, diseño y personalización de webs y apps, etc.

Finalmente, y desde hace unos meses, nuestra apuesta ha sido estar cerca de los clientes, ofreciendo nuevas soluciones, ejecutar proyectos con base tecnológica y adaptarnos a las nuevas necesidades de los clientes con unos presupuestos mucho más reducidos.

Respecto a la respuesta del cliente, hemos podido constatar que, por norma general, se han refugiado en sus proveedores habituales y han reducido considerablemente los concursos a nuevos players. Esta circunstancia, según fuera el posicionamiento de cada empresa, ha marcado la forma en la que nos ha impactado la crisis vivida hasta el momento.

¿Cuál es el valor añadido al CLIENTE que habéis implantado en estos últimos meses? ¿Cuál es la dinámica que se ha diseñado para la relación entre el cliente?

De entrada, aportar valor añadido ha sido un verdadero desafío debido al contexto en el que nos hemos movido (ajustes de plantilla, ayudas ERTE insuficientes, periodos largos sin ingresos, recuperación incierta, empleados sometidos a incertidumbre, etc.).

Nuestro valor añadido se ha basado en la cercanía, versatilidad, imaginación y ser capaces de ejecutar y producir proyectos optimizando costes y tratando de reutilizar todo lo posible. Y como mencionaba anteriormente, por haber dado ese impulso tecnológico y digital.

Todo ello, unido a una relación basada en la confianza con el cliente y una mayor flexibilidad nos ha reforzado y nos esta permitiendo construir relaciones más a largo plazo.

¿La SOSTENIBILIDAD sigue siendo uno de los puntos en los que las organizaciones más trabajo y esfuerzo están dedicando, que acciones habéis emprendido en estos últimos meses en este sentido?

En este sentido, donde estamos centrando nuestros esfuerzos es en aquellos aspectos que tenemos más capacidad de incidir: produciendo con materiales reciclables, reutilizando, usando transportes más sostenibles y tratando de reducir el consumo de energía y de residuos. Aunque el reto es seguir incorporando medidas para reducir el impacto en el medio ambiente.

En cualquier caso, la idea de sostenibilidad en la industria aún tiene que evolucionar mucho. Por un lado, todos debemos tener claro qué implica y, por otro, que el cliente sepa realmente qué quiere y pretende con ello, además de evaluar realmente su impacto en la decisión de compra. Por último, necesitamos en la industria y por parte de las autoridades que nos marquen unas directrices claras y que se premie realmente a quien aplica criterios de sostenibilidad en todos sus procesos, especialmente en la producción que es donde mayor impacto se genera.

La realidad es que, hoy en día, queda por determinar y definir el impacto real en clientes y proveedores. Y si, además, implica un mayor coste de ejecución de los proyectos esto no se refleja en la decisión del cliente. La sostenibilidad aplicada a nuestra industria tiene un coste de implantación, de certificación, aportación de más recursos, cambios en procesos de trabajo, etc. pero ¿quién asume estos costes?, ¿está dispuesto el cliente a asumir estos costes? A largo plazo, estoy seguro de que no será un asunto de costes, pero a corto y medio plazo y durante el proceso de transformación y adecuación tenemos que concienciarnos de ello.

¿Cómo ves el futuro del SECTOR? ¿tienes alguna previsión en cifras para los próximos meses?

A partir de ahora y después de los últimos acontecimientos (ratio de vacunados, medidas menos restrictivas, evolución de resto de países, etc.) veo un futuro más claro, aunque no inminente. La normalidad se producirá en el transcurso de 2022 y de forma progresiva. No obstante, la experiencia nos ha demostrado que no se puede bajar la guardia.

Algunos eventos y ferias de ámbito más internacional aun deberán de esperar un poco más. La evolución y los ritmos de vacunación en otros países aun es lenta y esto dificulta la recuperación.

Me preocupa que el sector no sepa digerir y afrontar la normalidad de forma inteligente. La industria necesita generar ingresos y recuperar empleos, pero esto puede perjudicar el valor real de nuestros servicios si pretendemos resolverlo apresuradamente sin medir los pasos que damos. Reducir márgenes drásticamente para ganar clientes o apretar en exceso a los proveedores puede ser una peligrosa estrategia que solo tiene impacto a corto plazo y que afectará a los precios futuros y a la percepción de calidad de nuestros servicios.

En cuanto a cifras es difícil hacer una estimación. Evidentemente crecer en facturación seria lo normal porque venimos de una situación límite, pero dudo – ojalá me confunda – que en el 2022 consigamos aun alcanzar la facturación del 2019. Preferimos crecer paulatinamente poniendo en valor nuestros servicios y consolidando el equipo. No debemos olvidar que todos tenemos como desafío y prioridad amortizar deuda, ordenar cuentas y saber adaptarnos y posicionarnos ante el nuevo entorno que se nos presenta.

¿Cómo se gestiona PROFESIONALMENTE una situación como la vivida donde la gestión se tiene que replantear y los cambios son una constante?

A pesar de todo lo vivido, suelo decir que hay que estar a las duras y a las maduras, que hay que saber o intentar gestionar también estos momentos y que es cuando se ve la fortaleza y resiliencia de la empresa y de los equipos. A mi juicio, lo más complejo y difícil de gestionar – aparte de las cuestiones elementales de salud, economía, derechos sociales y empleo – han sido las emociones y las expectativas de las personas. Un difícil equilibrio entre la incertidumbre sobre la duración de la crisis, la viabilidad y supervivencia del negocio, y el compromiso y expectativas de las personas.

En cualquier negocio hay que estar preparados para los cambios y reconsiderar la estrategia para adaptarse a la situación. En nuestra industria el impacto está siendo severo y por esa misma razón debemos afrontar este cambio de contexto con mayor valentía y ciertas dosis de paciencia.

A nivel personal ¿En qué te ha CAMBIADO la manera de pensar dada la situación vivida y pensando en el futuro inmediato?

Pues me ha hecho replantearme radicalmente mi percepción, especialmente de las necesidades más elementales (fisiológicas y de seguridad). Esta pandemia ha supuesto un impacto muy elevado emocionalmente y nos ha hecho volver a valorar aspectos que asumíamos como normales o adquiridos.

Nuestra generación nunca había vivido una situación parecida, es decir una incertidumbre tan continuada en relación con el empleo, la salud, la economía, la familia, la empresa, etc. Quizás, a partir de ahora, cambiará la forma en la que tomamos decisiones, en las relaciones personales, en valorar más las pequeñas cosas, en pensar más a largo plazo y no querer resultados tan inmediatos, ser más empáticos y mayor conciencia social.

En la Asociación tenemos muchas empresas y gremios representados, ¿qué REFLEXIÓN compartirías de cara a futuro que nos haga pensar?

Tenemos que aprovechar para poner en valor lo que hacemos. Poner en valor implica hacer una labor pedagógica con los clientes. Desde la fase de venta donde invertimos una ingente cantidad de horas de trabajo – e implicamos a todos los proveedores de confianza – que no se reconoce ni remunera debidamente, pasando por la creatividad e ideas que compartimos con el cliente, hasta la ardua y compleja tarea que supone coordinar y llevar a cabo la gestión de un proyecto, muchas veces con unos plazos de trabajo muy reducidos.

Un DESEO para el futuro que puedas trasladarnos para finalizar

Que aprendamos de lo que hemos vivido. Que todos tenemos espacio en esta industria y que, entre todos, debemos preservarla y hacerla crecer aportando valor a nuestros clientes y creando sinergias entre todos los actores.

Y, por supuesto, que el gobierno – del ámbito territorial correspondiente – no nos deje de lado y no se olvide de nosotros. Hemos sido uno de los sectores mas castigados por la pandemia y necesitamos ayudas tanto económicas como para ayudar al sector a transformarse y adaptarse. Somos una industria básicamente constituidas por pymes y por un amplio ecosistema de empresas que colaboran entre sí – que genera muchos puestos de trabajo – y no disponemos de los recursos de las grandes empresas y organizaciones.

Gonzalo Barbadillo Mateos

CEO Multilem España, Eventos y Stands para ferias, SLU

https://www.multilem.com/es/

No hay comentarios

Añade tu comentario