El Mobile abre las puertas a los profesionales de la industria local

Asociación Empresarial de Diseño y Producción de Stands y Eventos

El Mobile abre las puertas a los profesionales de la industria local

Los organizadores buscan atraer hasta 30.000 trabajadores españoles para llenar el vacío de las multinacionales

En condiciones normales, los altos cargos de las compañías multinacionales de medio mundo son los reyes del Mobile World Congress (MWC), el gran evento internacional del sector que tiene lugar en Barcelona. Pero la normalidad como la teníamos entendida es todavía un bien en proceso de recuperación, así que en este atípico Mobile de finales de junio también estarán invitados a la fiesta los profesionales locales, que hasta ahora escuchaban la música desde fuera.

La ausencia de algunas de las grandes marcas habituales como Ericsson, Nokia, Samsung y Google y la incertidumbre por los desplazamientos internacionales a finales de junio han llevado a la organización del congreso a abrir las puertas a los potenciales asistentes más cercanos. Unas entradas especiales a 21 euros sustituirán a los pases por encima de los 800 euros que ahuyentaban a los que se planteaban curiosear lo que se cocía dentro del recinto de Fira de Barcelona en l’Hospitalet.

Congresistas de proximidad

Las entradas a bajo coste harán accesible el salón a 30.000 profesionales de ámbitos relacionados con la tecnología

Aún así, no todo el mundo podrá acceder. Solo tendrán derecho a adquirir estas nuevas entradas aquellos profesionales del ecosistema tecnológico o de alguno de los sectores que tienen la digitalización como un componente decisivo. Esto es, la salud, la movilidad, las finanzas, la educación, el comercio electrónico, los medios de comunicación… de una manera u otra, prácticamente todos los ámbitos profesionales tienen en la tecnología un gran campo por recorrer. Con este acercamiento se espera atraer hasta 30.000 profesionales de la “comunidad local” en el sentido más amplio de la palabra. No será únicamente para los que trabajan en el 22@ o en plaza Europa, si no que se refiere a residentes en España.

La incorporación del público nacional permite a los organizadores garantizarse que el congreso no tendrá una imagen tan desangelada como la que podría darse si se comparan los 35.000 asistentes internacionales previstos para este año con los 110.000 de la última edición. 

Retorno social a los anfitriones

La GSMA aportará hasta 300.000 euros a un programa de vacunación y recuperación económica local

A su vez, la GSMA quiere tener un gesto de retorno social y dedicará la mitad de lo obtenido con cada una de esas entradas (diez euros y medio) a un fondo para la vacunación y la recuperación económica local de la crisis de la covid, hasta un máximo de 300.000 euros. “Queremos hacer un reconocimiento a los profesionales y a la comunidad porque son parte del futuro”, ha asegurado John Hoffman, consejero delegado de la GSMA, al anunciar que se les abre las puertas prácticamente a coste cero este año y dispondrán de descuentos de hasta el 50% para los que quieran volver los próximos años hasta el 2024, cuando expira el contrato vigente con Barcelona.

Para eso aún falta mucho. Por ahora, la cita del 28 de junio al 1 de julio ya se ve como un hito un año y medio después de una cancelación que fue la avanzadilla de todo lo que estaba por llegar. “Es histórico volver y hacerlo con tanta gente en persona”, ha celebrado Hoffman durante la presentación del que será el evento profesional más multitudinario en Barcelona desde el inicio de la pandemia. 

Con los 35.000 congresistas internacionales y los 30.000 locales repartidos a lo largo de la semana se esperan un máximo de 50.000 asistentes diarios en el recinto ferial y unos 300 expositores, a los que hay que sumar otros 300 más de pequeño formato en el marco del 4 Years From Now (4YFN). El hermano pequeño del Mobile destinado a empresas emergentes se traslada este año a Fira Gran Via junto al resto en lugar de tener un espacio propio en Montjuïc.

Tests de antígenos obligatorios por 15 euros

Todos los asistentes deberán seguir el protocolo sanitario elaborado por la GSMA y la Fira de Barcelona, que trata de reducir al máximo la posibilidad de contagio en caso de detectar algún caso positivo de covid. Para entrar al congreso será necesario enseñar un test de antígenos negativo realizado en las 72 horas previas. En el acceso del recinto ferial se habilitará un gran espacio sanitario en el que se harán tests por 15 euros. 

Su resultado se ligará automáticamente a la acreditación en el móvil que sustituye este año a los clásicos colgantes del cuello que lucían tradicionalmente los congresistas. En esa aplicación creada para la ocasión se deberá contestar cada día un cuestionario de seguridad sanitaria. Además, en diversos puntos del salón se tomará la temperatura, se controlarán los flujos y en todo momento se evitará el contacto directo entre personas.

No hay comentarios

Añade tu comentario